Algunos de vosotros igual os habéis preguntado cómo he podido desaparecer durante este tiempo y dejar de publicar sistemáticamente artículos es mi blog personal. Pues la respuesta es sencilla, necesitaba tiempo para reprogramar mi mente y rediseñar mi futuro.
Después de varias experiencias profesionales que en su día viví como fracasos, necesitaba volver a centrarme ya que tenía la sensación que me había dejado arrastrar por mi entorno, por las situaciones vividas, por las energía negativas que me rodeaban, etc.. Y para ello era necesario hacer un parón y reprogramarme. Hoy en día me siento agradecida por los aprendizajes. GRACIAS A TODOS por permitirme crecer.
Todos nosotros y más en la época que estamos viviendo hemos odio decir “Todo fracaso es una oportunidad de crecimiento” pues me rio de muchos que realmente se llenan la boca de frases de ese tipo y siguen sin evolucionar, ya que desde mi humilde punto de vista todavía viven en envueltos en la armadura del EGO. Y por eso para ese tipo de personas nunca un fracaso será una oportunidad de crecimiento. Dicen que en la “viña del señor hay todo tipo de personas” y así debe ser cada uno de nosotros tenemos que seguir nuestro camino y no juzgar, todo un reto.
Durante este tiempo me he formado, he experimento, he sentido, he vivido, he disfrutado y sobre todo he aprendido que todo pasa porque tiene que pasar y que si te haces las preguntas adecuadas ¿para qué me ha pasado esto? ¿qué necesito aprender? ¿ cómo lo voy a afrontar? Es entonces cuando pasas del rol de victima a ser el protagonista de tu vida.
Como decía una canción “hace falta valor” no es fácil enfrentarse a uno mismo. El miedo, esa emoción que nos paraliza, que nos limita a avanzar en nuestros objetivos. ¿Y qué pasaría si no tuviéramos miedo? A los cambios, al que dirán, al fracaso, a lo desconocido, etc..
Pregúntatelo y seguro que tu mente se expande y ves muchas más posibilidades.
Y si te dejarás fluir ¿Qué pasaría?
Quien más ha investigado en esto del fluir es el profesor Mihaly Csikszentmihalyi, autor de numerosos estudios y libros sobre el concepto de Fluir, cuya lectura recomiendo. En sus estudios ha intentado comprender cómo se sentían las personas cuando más disfrutaban y por qué, y ha elaborado una teoría basada en el concepto del flujo:
¿Te has sentido alguna vez en un estado de concentración absorbente, en el que el tiempo deja de tener importancia, centrándote totalmente en la actividad, física o mental, que estás realizando, simplemente por el mero disfrute de hacerla? Entonces has experimentado el estado de flujo, sabes lo que es fluir.
El fluir no se detiene ahí, además nos anima a darle un sentido de flujo a nuestra vida entera, definiendo claramente cuáles son nuestras metas tanto a corto como a largo plazo.
¿Cuánto tiempo hace que no dedicas unos minutos a reflexionar sobre qué estás cosechando? ¿Qué quieres en la vida? ¿Cómo se reflejan tus valores en todo aquello que realizas? ¿Qué sientes?
Ahora siento que es mi momento y por eso me he animado a escribir sin ningún tipo de obligación. Mi único objetivo es dejarme fluir y utilizar este espacio para expresar lo que pienso, lo que siento, lo que me ilusiona y apasiona.
Fluye, siente, disfruta y agradece y  entonces observa que pasa sin esperar nada.

 

Montse Taboada

Pin It on Pinterest

Share This