Hace ya unos cuantos días que me rondaba la idea de escribir un post sobre Personal Branding y Networking. Ambos conceptos están en auge y la gran mayoría de profesionales lo tratan de forma independiente, graso error desde mi punto de vista. Y que mejor que explicar una historia real para entender lo que quiero decir.

Hace casi un año que deje un proyecto empresarial debido a que no compartía valores, creencias y formas de hacer las cosas con mis socios. La ruptura se produjo cuando yo me posicione ante la entrada de otro socio que aparentemente su “marca personal” era muy buena y conocida en el mundillo de los recursos humanos. Me dedique a investigar a estar persona a través de mi red de contactos de confianza, algunas personas  lo conocían muy bien tanto a nivel personal como profesional y todos ellas me desaconsejaron que hiciera negocios con esa persona. Los calificativos fueron muchos y diversos y ninguno encajaba con mi filosofía de vida. Después de noches en vela, dolores de cabeza y contracturas musculares, decide dejar el proyecto. Algunos me calificaron de “loca” otros de “tener coraje”, aunque yo creo que simplemente fue una “actitud coherente” conmigo misma y sobre todo egoísta, ya que velaba por mi integridad personal, profesional y sobre todo por mi salud.

Hoy en día se sabe que más del 80 % de los trabajos están en el mercado oculto. Y ¿eso que significa? Que además de tener una buena marca personal en las redes sociales, etc… debes comportarte de forma ética y profesional teniendo una actitud de ganar-ganar, solo de está manera tu impacto profesional en tu entorno te permitirá acceder a nuevas oportunidades.

Para tener una buena red de contactos o networking debes ser un buen corredor de fondo. Disciplina, constancia y afán de superación son algunas de las características que considero que se deben poseer. Al igual que debes demostrar un comportamiento adecuado en el tiempo, y saber compartir y dar sin esperar resultados inmediatos.

Tu marca es la huella que dejas en tu entorno. Te has preguntado en alguna ocasión ¿Qué fama tienes? Quizás no la sabes aunque estoy convencida que la intuyes. ¿Es coherente contigo? ¿Refleja tus valores y motivaciones? si no es así empieza a cambiar tu estrategia.

¿Te has preocupado de saber gestionar bien tu red de contactos? ¿Qué tipo de seguimiento estás realizando? o simplemente estas actuando como dicen algunos gurús que se tiene que hacer ¿Que sientes al respecto?.

Soy de las que pienso que se tiene que estar en internet y en las redes sociales aunque también creo que no debemos descuidar el mundo 1.0 que también existe y que realmente tiene mucho peso a la hora de referenciarte. Todos sabemos y conocemos algunas historias, proyectos o empresas que se producen en el mundo 2.0 que están carentes de contenido y de valor y estás, tarde o temprano caerán.

Si realmente quieres poseer una marca profesional sólida, empieza a ser honesto contigo, coherente y congruente con lo que dices y haces. Cuida y mima a tu red de contactos y sobretodo ten una actitud positiva en la que tu filosofía de vida sea ganar-ganar.

Estoy convencida que no hay marcas buenas ni malas sino circunstancias que hacen que ciertas personas se comporten de forma no adecuada. Defínete y comparte con aquellas personas que encajan en tu filosofía de vida. Aléjate de las personas tóxicas y mantente en tu centro. Solo así conseguirás el éxito que deseas.

Pin It on Pinterest

Share This